Durante los últimos años, la sociedad ha evolucionado de forma positiva hacia una mayor concienciación medioambiental, el reciclaje forma parte de la rutina y cada vez son más las casas que cuentan con diferentes cubos para separar los deshechos. Los niños saben que cada color corresponde a un fin, que es un disparate tirar papel a un cubo amarillo y que, con pequeños gestos cotidianos están contribuyendo a construir un mundo mejor.

Definitivamente, sí, hemos dado pasos respecto al reciclaje, empezando por la educación de los más pequeños, que es donde se gestan los grandes cambios. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer, puesto que las cifras en España aún están lejos de ser las deseables para cualquier país del primer mundo. La media de los residuos que se reciclan en Europa se sitúa en el 45%, mientras que en España se ha estancado en el 29%, existiendo importantes diferencias entre las diferentes comunidades autónomas.

Si bien es cierto que es competencia autonómica y municipal lo que respecta a la gestión de residuos, es responsabilidad del Gobierno nacional el cumplimiento de los objetivos comunitarios, lo que hace que fijemos la vista en países como Alemania, Holanda o Bélgica que superan con creces la media europea.

¿Y, por qué reciclar?

Si aún estás entre esos que no terminan de creerse la necesidad de reciclar, atento a las cinco razones que te damos para que te unas a salvar el mundo.

  1. Como has leído, se trata de SALVAR EL MUNDO. Si seguimos a este ritmo de consumo, en pocos años recordaremos ciertas rutinas que tenemos hoy en día como auténticos privilegios de otros tiempos. Se produce más de lo que la naturaleza es capaz de generar, determinados recursos -necesarios para dicha producción- tienen contados sus días.
  2. Piensa en las generaciones futuras: hijos, sobrinos o niños que simplemente merecen conocer el mundo que tú has conocido, con estos recursos naturales, estos paisajes, esta vegetación y esta fauna que, en algunos casos, se encuentran en vías de extinción.
  3. El cambio climático es una realidad, si queremos seguir disfrutando de cuatro estaciones al año, debemos frenar la contaminación y esto -en parte- se hace reciclando.
  4. Reciclando le estamos dando más tiempo a la Tierra para recuperarse del desgaste que provoca nuestro excesivo consumo y, en este caso, también el tiempo es oro.
  5. Supone un ahorro económico real. Si favorecemos la reutilización de los residuos, se abaratarán los costes de producción y el precio final del producto se reducirá igualmente. En conclusión, salimos ganando todos, productores y consumidores.

Desde GSA Servicios Ambientales esperamos haber podido convencerte de la necesidad de que formes parte de este gran movimiento, que propone la regla las de 3R: Reducir, reutilizar y reciclar, para dejar un mundo mejor a las generaciones futuras.