Circularity Gap Report 2021 estima que un consumo eficiente permitiría ahorrar 22,8 mil millones de toneladas de carbono.

El informe Circularity Gap 2021 de la organización de impacto Circle Economy presentado durante la Semana de la Agenda de Davos virtual del Foro Económico Mundial estima que las estrategias de economía circular permitirían reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero en un 39% con respecto a los niveles de 2019 y combatir el calentamiento global, manteniendo al planeta en una trayectoria muy por debajo de los 2ºC, que es el compromiso del Acuerdo de París . 

La Revista Técnica del Medio Ambiente (RETEMA) ha publicado las principales conclusiones de este estudio que desvela que los 22.800 millones de toneladas de emisiones anuales debido a la fabricación de nuevos productos a partir de materiales vírgenes pueden eliminarse empleando estrategias circulares que reducen drásticamente la cantidad de minerales, combustibles fósiles, metales y biomasa consumidos a nivel mundial. 

Según el informe, el 70% de todas las emisiones son generadas por la extracción, procesamiento y fabricación de bienes para satisfacer las necesidades humanas, como la ropa, la telefonía y los alimentos.  De esta forma, a nivel mundial se consumen más de 100 millones de toneladas de materiales al año y solo se reutiliza el 8,6%.

Rueda economía circular

Las estrategias que plantea el informe permitirían reducir este consumo de materiales a 79 millones de toneladas, ya que propone utilizar los recursos durante más tiempo y reemplazar aquellos que son finitos, como los combustibles fósiles, por recursos regenerativos, como las energías renovables. Asimismo, se incrementaría el porcentaje de materiales que se reutilizan, pasando del 8,6% al 17%.

Vivienda, movilidad y nutrición, responsables del 70% de las emisiones

Según el estudio, la vivienda, la movilidad y la nutrición son las tres necesidades sociales aglutinan casi el 70% de las emisiones globales y constituyen las áreas en las que las estrategias de economía circular pueden alcanzar un mayor impacto.

De este modo, la vivienda, incluidos los edificios comerciales e industriales, genera 13,5 millones de toneladas de emisiones cada año. Empleando estrategias circulares, 9,5 millones de desechos de construcción y demolición se reutilizarían en vez de acabar en el vertedero, reduciendo la necesidad de materiales vírgenes. Además, el cemento y el acero podrían sustituirse por materiales regenerativos más ligeros y cambiar a energías renovables reduciría las emisiones de calefacción y refrigeración. Con todo ello, se reducirían las emisiones en 11,8 millones de toneladas y la demanda de materiales en 13,6 millones.

Por su parte, la movilidad genera 17,1 millones de toneladas de emisiones al año, principalmente por la quema de combustibles fósiles para el transporte de pasajeros y mercancías. Los nuevos enfoques de diseño para hacer que los vehículos sean más livianos reducirán el consumo y estrategias como el uso compartido de automóviles pueden hacer que su uso sea más eficiente. Las estrategias circulares pueden reducir las emisiones en 5,6 millones y el uso de materiales en 5,3 millones de toneladas.

En cuanto a la nutrición, este área genera alrededor de 10 millones de toneladas de emisiones al año, entre las que se incluyen los cuatro millones de toneladas anuales solo por el uso de la tierra. La agricultura y la acuicultura regenerativas pueden reducir el impacto ambiental de la cría de peces, ganado y cultivos, al tiempo que producen buenos rendimientos. Cambiar a dietas más basadas en plantas tendrá una huella menor. Las estrategias circulares pueden reducir las emisiones en 4,3 millones de toneladas y el uso de materiales en otros 4,5 millones.‍

Fuente: RETEMA