Cuidando de nuestro presente, seguiremos fabricando nuestro futuro.

Este martes, 26 de enero, se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental, una conmemoración que pretende concienciar sobre la importancia de proteger nuestro medioambiente, así como destacar la labor que realizan educadores y profesionales del sector para combatir el cambio climático. 

Esta celebración tiene su origen en el año 1975, fecha en la que se llevó a cabo el Seminario Internacional de Educación Ambiental en Belgrado, con la participación de expertos de más de 70 países. Como resultado de esta cita internacional, se publicó la Carta de Belgrado que recoge las reivindicaciones fundamentales de la educación ambiental. Formar una población mundial preocupada por el medioambiente, con conocimiento y compromiso para trabajar en la búsqueda de soluciones a los problemas existentes y para prevenir nuevos son sus principales objetivos.

Rueda economía circular

En GSA Servicios Ambientales tenemos un compromiso con nuestro medioambiente y estamos convencidos de que, para seguir fabricando futuro, debemos comenzar a cuidar nuestro entorno en el presente. Por ello, te proponemos diez pequeños gestos diarios que todos podemos hacer para cuidar nuestro entorno:

1.- Recicla. ¿Sabes a qué contenedor hay que tirar cada residuo que generamos? Dependiendo de su composición, cada desecho debe depositarse en un contenedor diferente. Si tienes niños pequeños, puedes convertir el reciclaje en un juego para que ellos también aprendan.

2.- Utiliza el transporte público. Evita moverte en coche y apuesta siempre por una movilidad sostenible. Caminar o desplazarte en bicicleta no sólo contribuyen a reducir la contaminación, sino que además es beneficioso para tu salud. Utilizar el autobús en vez del coche particular también es una buena idea.

3.- Cierra el grifo. El agua es un bien escaso y no debemos desperdiciarlo. Es preferible ducharse que bañarse y cuando te laves los dientes o las manos, recuerda cerrar el grifo mientras no estés utilizando el agua.

4.- Apaga la luz. El ahorro energético es otra forma de proteger el medioambiente. Acuérdate de apagar la luz cuando no la estés usando o cuando salgas de una habitación. 

5.- Cambia las bombillas de tu casa. Los focos incandescentes consumen hasta un 80% más de energía que las bombillas de bajo consumo. Es recomendable que utilices estas últimas ya que, además de consumir menos energía, alumbran igual, duran más y se calientan menos. Con este gesto no sólo cuidas el medioambiente, sino que también ahorras.

6.- Desconecta. Otro gesto que puedes hacer para proteger el entorno es apagar los dispositivos electrónicos cuando no los estés utilizando. Además, es recomendable desenchufar los aparatos que están apagados para que no consuman energía. Esta medida marca una gran diferencia también a la hora de ahorrar energía. 

7.- No abuses de la calefacción ni del aire acondicionado. En ambos casos, lo aconsejable es utilizar un termostato. El consumo de energía de la calefacción se reduce cuando bajas, aunque sea en solo un grado, la temperatura. Ocurre lo mismo si subes la temperatura un grado en el aire acondicionado.

8.- Usa productos reutilizables. Son muchos los productos que puedes utilizar varias veces para cuidar del medioambiente. Utiliza servilletas de tela en vez de servilletas de papel, imprime a doble cara o aprovecha el papel por ambos lados y, antes de tirar un envase, piensa si puedes darle un nuevo uso.

9.- Haz la compra con tus bolsas. Llevar tus propias bolsas al supermercado es una buena forma de cuidar el medioambiente y de ahorrar dinero. La mayoría de los supermercados cobran las bolsas de plástico, como medida para fomentar el reciclado y evitar el uso de las bolsas de plástico. 

10.- Mantén limpio el entorno. La vía pública y las zonas verdes son de todos. Debemos respetar el medioambiente para que los demás también puedan disfrutarlo. Por ello, comprometámonos a utilizar las papeleras en la calle, a no ensuciar los parques y jardines, a cuidar las plantas, a no pisar ni arrancar las flores. De esta forma, no sólo contribuiremos a proteger el entorno, sino que también haremos que permanezca más bonito.