El Consejo de Ministros ha dado luz verde en primera vuelta el Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que comienza ahora su tramitación, según ha informado el Gobierno a través de sus medios oficiales. 

Desde GSA Servicios Ambientales creemos que se trata de una noticia muy positiva y que viene a consolidar los valores que sustentan nuestra compañía: economía circular, eficiencia en la gestión de residuos, potenciación del reciclaje y protección del medio ambiente y salud. Se trata, básicamente, de los pilares que sustentan nuestro valor principal desde hace más de 25 años.

De esta forma, y con el fin de impulsar una economía circular y baja en carbono en España, este texto revisa la actual normativa de residuos y suelos contaminados para cumplir con los nuevos objetivos establecidos en las directivas comunitarias del Paquete de Economía Circular, así como con los derivados de la directiva de plásticos de un solo uso. Tras esta primera aprobación por parte del Consejo de Ministros, el anteproyecto de Ley inicia el trámite de información pública, así como los restantes procesos de consulta y participación preceptivos.

conjunto de productos de plásticos de un solo uso

El texto persigue dos objetivos fundamentales, según fuentes gubernamentales: “uno general de establecer medidas destinadas a proteger el medio ambiente y la salud humana, mediante la prevención y reducción de la generación de residuos y de sus impactos adversos en el medio ambiente, y mediante la reducción del impacto global del uso de los recursos y la mejora de su eficiencia; y otro específico, aplicable a determinados productos de plástico para prevenir y reducir su impacto en el medio ambiente, en particular el medio acuático, y en la salud humana”.

Así, la propuesta normativa recoge por primera vez en la legislación española limitaciones a los plásticos de un solo uso, e incluye también restricciones a su introducción en el mercado y obligaciones de información al consumidor. En este sentido, para reducir los envases de plástico de un solo uso, se establecerá un impuesto sobre los mismos.

Asimismo, se fijan objetivos más ambiciosos de preparación para la reutilización y reciclado de residuos municipales: en 2025, el 55% respecto de los residuos municipales generados; en 2030, el 60%, y en 2035, el 65%. Y regula la eliminación de los residuos, que deberá llevarse a cabo de manera segura, y en el caso del depósito en vertedero, tras haber sido sometidos los residuos a un tratamiento previo.

En referencia a este punto, estaremos siempre al lado de nuestra red de clientes de entidad municipal para la gestión de sus residuos, no solo en la prestación de servicios en sí, sino en materia de asesoría especializada en caso necesario.

Una apuesta decidida por la economía circular

Como sabemos en GSA, la economía circular trata de gestionar los residuos adecuadamente, pero también de utilizar esos residuos como recursos para generar otros productos o sustancias favoreciendo así el paso de una economía lineal (producir-consumir-tirar) a una circular donde se apuesta por un sistema respetuoso con el medio ambiente y basado en la prevención, la reutilización, reparación y reciclaje. Este modelo permite extender la vida útil de los productos y dotarlos de una segunda vida y la recuperación de materiales.

En este sentido, el anteproyecto de Ley determina claramente cuándo un residuo puede ser empleado de nuevo y establece dos categorías: “residuos que son, en realidad, un recurso para volver a fabricar el mismo producto, como el calcín que se obtiene tras triturar los residuos del vidrio y se convierte en un nuevo producto para la industria vidriera; o cuándo se convierte en un subproducto -producto secundario derivado de procesos industriales-, como es el caso de los residuos generados de la industria alimentaria que se emplean para la fabricación de piensos)”. El texto habilita a las Comunidades Autónomas a aplicarlo en sus territorios, “lo que favorecerá la existencia de un mercado o una demanda para dichas sustancias u objetos”.

Por otro lado, el texto normativo refuerza la jerarquía de residuos o, lo que es lo mismo, el orden de prioridad en las opciones de gestión de residuos: prevención; preparación para la reutilización; reciclado; otro tipo de valorización, incluida la valorización energética, y, como última opción, la eliminación. Esto obligará a las administraciones a adoptar instrumentos económicos y otras medidas incentivadoras.

En GSA Servicios Ambientales llevamos más de dos décadas trabajando por el desarrollo de una economía circular sostenible, lo que nos permite asegurar una adaptación inmediata a esta nueva normativa, ofreciendo las máximas garantías a nuestros clientes en cuanto a la prestación de nuestros servicios. Es un reto apasionante para todos, tanto ciudadanía como administraciones y proveedores, un reto para el que nos hemos estado preparando 25 años y que nos permitirá seguir #FabricandoFuturo.

Más información y medidas de este anteproyecto