• La compañía hispalense ha adquirido ocho camiones tráiler para
transportar residuos sólidos urbanos (RSU) y dos palas cargadoras
destinadas a plantas de transferencias de RSU en el Aljarafe.
• GSA gestiona unas 1.600 toneladas de residuos generales y
reciclaje que se generan cada día en Sevilla capital y otros cincuenta
municipios de la provincia.

Sevilla, 2 de abril de 2020. La compañía GSA Servicios Ambientales ha anunciado la
renovación de su flota de camiones y maquinaria especializada durante la cuarentena
provocada por la expansión del coronavirus COVID-19. De esta forma, GSA amplía los
servicios de gestión de residuos, catalogados como esenciales según el RD de 29 de
marzo, que actualmente presta en diversos puntos de Andalucía, incluyendo Sevilla capital
y otros cincuenta municipios de la provincia.
Esta importante renovación llevada a cabo por GSA incluye la adquisición de ocho
camiones tráiler en Sevilla y Andalucía para uso de transferencia de residuos sólidos
urbanos (RSU) y dos palas cargadoras destinadas a plantas de transferencias de RSU en
el Aljarafe sevillano, con una inversión total aproximada de 1,1 millón de euros.
Con esta ampliación de flota se optimizará, en plena crisis sanitaria, la recogida,
transporte y tratamiento final de las aproximadamente 1.600 toneladas de residuos
generales y reciclaje que se generan cada día en la capital hispalense y resto de
localidades de la provincia en los que actúa GSA.
Para Pedro Caraballo, director gerente de la firma sevillana, esta inversión “es un esfuerzo
más de GSA y todo su equipo por continuar trabajando diariamente para que la gestión de
residuos de tanta población no se vea afectada por esta situación tan compleja. Queremos
ayudar mejorando, aún más, un servicio esencial, si bien poco visible, con la dotación de la
mejor maquinaria del mercado a nuestro equipo de héroes que cada día sale a trabajar”.
“Hemos visto cómo la población ha manifestado sus inquietudes respecto a la sanidad, la
alimentación o los recursos energéticos, pero no así sobre los servicios de residuos, siendo
estos de vital importancia para evitar un colapso real. Luchamos para que sea un servicio
constante y este es el camino”, añade Pedro Caraballo.
GSA cuenta en la actualidad con una plantilla de entre 100 y 150 empleados y una flota de 60 camiones entre
tráilers, camiones de recogida selectiva y de trabajos en vertedero, además de 40 máquinas de movimiento de tierra y 25 vehículos ligeros.