Pedro Caraballo Bello, CEO de GSA, comparte su visión sobre economía circular en Tribuna de Andalucía.

Qué duda cabe de la creciente concienciación sobre la importancia del reciclaje. Estamos acostumbrados a separar en función de las nuevas normativas y los distintos contenedores, diferenciados por colores para facilitar su identificación y correcto uso. Con ellos, las calles empiezan a recordarnos al parchís. Sin embargo, lejos de ser un juego, que cada vez haya una mayor separación de los desechos que se pueden separar es positivo. A las organizaciones del sector medioambiental no se nos escapa que los residuos de hoy son los recursos del mañana. Una idea que cala en la sociedad cada vez más. 

Y sin duda la base de todo este compromiso con el medioambiente reside en la acción particular y la acción en la calle. Es fruto del trabajo conjunto entre ciudadanos y operarios de los residuos, los basureros de toda la vida. Ésta, sin duda, es la profesión más importante para garantizar el correcto reciclaje y la reutilización de los residuos que generamos. Contar con profesionales implicados con el medioambiente y convencidos de la importancia que tiene su trabajo diario es lo que nos permite hacer las cosas bien a las empresas que nos dedicamos a la gestión de residuos. Su profesionalidad y eficiencia crean escuela, hace posible educar a los niños en valores y compromisos medioambientales, contagiar esa conciencia social que es la base de la economía circular y transmitir una máxima que compartimos en GSA: fabricamos futuro. Todo (el medioambiente) empieza por aquí.

Sin embargo, pese a todo lo que ya hemos avanzado, aún nos queda mucho camino por recorrer. Y es que algo estamos haciendo mal si cuando nos quedamos sin tinta nos renta más comprar una impresora nueva que cambiar los cartuchos. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el porcentaje de residuos generados en nuestro país aumentó un 9,3% en 2021 respecto al año anterior. Pero también aumentó la cantidad de residuos reciclados sobre el total de residuos tratados: un 4,5% más en 2021 que en 2020.

En los últimos años ha empezado a coger fuerza un concepto muy familiar: economía circular. Ha pasado de ser un término de moda a convertirse en un proyecto global que nos involucra a todos: administraciones, empresas y ciudadanos. Un nuevo modelo productivo que busca dar una segunda vida a los productos que consumimos y que marca la hoja de ruta de la Unión Europea para reutilizar o reciclar el 60% de los residuos municipales para 2030 y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN TRIBUNA DE ANDALUCÍA

Last modified: 10 julio, 2024